viernes, 18 de noviembre de 2011

INDULTAN A UN ANTITAURINO EN LA PLAZA DE LOS CALIFAS


Hoy toca tirar de hemeroteca. Os dejo una gracieta que publiqué en la sección La Noticia Falsa de mis tiempos en el Córdoba Información.

INDULTAN A UN ANTITAURINO EN LA PLAZA DE LOS CALIFAS



Rafaeillo de Córdoba, joven promesa del toreo, ha logrado una hazaña histórica: el primer indulto para un antitaurino del que se tiene constancia.

Los hechos acontecieron de la siguiente forma. Häns F. , activista noruego contrario a la fiesta nacional, saltó al ruedo de Los Califas entre el segundo y tercer toro. Ataviado con un casco vikingo, un peto de cuero y un taparrabos de piel, según sus palabras “por no tener tiempo de confeccionar un disfraz de toro de lidia en condiciones”, el  entusiasta ecologista desplegó una pancarta en la que acusaba de sádicos a los aficionados y pedía “una muerte agónica, lenta y dolorosa” a los toreros por su comportamiento cruel con los animales.

Los aficionados y las cuadrillas, fieles al dicho de “no hay mayor desprecio que no hacer aprecio”, ignoraron a Häns, quien, enfurecido por la respuesta del respetable y los toreros, arremetió con saña contra Rafaelillo de Córdoba. Éste, sorprendido en un principio por la embestida, ejecutó diestramente una verónica que arrancó los entusiastas aplausos del público, que despertó del tedio de aquella tarde hasta entonces gris. Murmullos de aprobación comenzaron a recorrer la plaza, comentándose en los tendidos que el antitaurino estaba muy bien presentado (asiste al gimnasio a diario) y alabando su comportamiento en las embestidas, a las que acudió incansable.

La suerte de varas se cerró pronto, ya que Häns apenas recibió un corto puyazo que impactó en el casco de vikingo. El joven recriminó al caballo su actitud colaboracionista, acusándolo de ser partícipe en la matanza taurina, lo que originó un ligero revuelo en la plaza.

Ya en el último tercio, el comportamiento del activista fue ejemplar, acudiendo con nobleza al engaño, especialmente por el pitón izquierdo, lo que condujo a que Rafaelillo se luciera con unas tandas de naturales que permanecerán en la memoria del aficionado.
Fue tras una serie de roblesinas de impacto, cuando comenzaron las peticiones de indulto, que fueron tomando fuerza hasta que el presidente, tras consultar el reglamento (donde nada se dice en contra de indultar antitaurinos) concedió el perdón al activista, que es un miembro destacado de la Asociación “Abraza a un toro de lidia”.

Häns, en un principio molesto por lo sucedido, ha quedado gratamente sorprendido al ser informado de las bondades del indulto. “Creo que mi gesto ha servido para llamar la atención sobre un espectáculo violento e innecesario y ha tenido gran repercusión. Si a eso le unimos que tras el indulto me iré a vivir una temporada al campo y me convertiré en semental para que no se pierda la pureza ecologista, puedo afirmar que estoy satisfecho”, comentó Häns en exclusiva a nuestro periódico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada