lunes, 21 de marzo de 2011

PARAFILIAS

El otro día estaba en casa de una amiga y me enseñó el último libro que se había leído: “99 curiosidades sobre el sexo” (anda que también se iba a comprar “El discurso del método”).
Le estuve echando un vistazo rápido y flipé con el capítulo dedicado a la parafilia (“Desviación sexual”, según la R.A.E.) La peña está muy  mal. Creo que lo más sorprendente no es que uno manifieste una perversión sexual extraña, sino que tenga el valor de contárselo a alguien. Me imagino la cara que pondría el primer psiquiatra, sexólogo o psicólogo que escuchó a alguien confesar que se excitaba frotándose contra una estatua, parafilia que después fue denominada pygmalionismo. El tipo seguro que se quedó pensando “Esto no está pagado”.


Es que van provocando, coño.


Os dejo la definición de algunas parafilias que venían en el libro (apunté algunas de las que más me sorprendieron):

Retifismo: Fetichismo por los zapatos. Ejemplo:
 - ¿Vamos a Calzados Leo?
– ¡¡Oh, sí!!

Hybristofilia: Excitación producida al saber que el compañero sexual ha cometido un crimen como un asesinato o un robo a mano armada. Ejemplo:
-    Cari, me han metido en un ERE del PSOE.
-    ¡Dios, dámelo todo!

Nosolagnia:  Excitarse al saber que la pareja sufre una enfermedad terminal. Ejemplo:
-    Me quedan dos meses de vida.
-    Ea, pues ya me has puesto pinocho.
(Hay gente pa tó. Os juro que no me lo he inventado).

Latronudia: Excitación por desnudarse ante el médico. Se suele fingir una dolencia. Ejemplo:
-    Doctor, creo que tengo miopía.
-    ¡¡¡Pero vístase, hombre!!!

Siderodromofilia: Pasión por hacerlo en los trenes. Imagino que será una jodienda si además eres eyaculador precoz. Ejemplo:
- Deme los horarios del Altariaaaaaaaaaaaaahhhh…….ya no hace falta.

Moriafilia: Excitación provocada por chistes sexuales. Ejemplo:
-    Cuéntame el chiste del Perro Mistetas y arráncame la ropa.
-    Ahora no puedo, que estoy frotándome contra una estatua.


Un moriafílico no puede escuchar una cinta de chistes de Arévalo completa sin sufrir un colapso.

La verdad es que es un mundo inabarcable este de las parafilias. Ya que estamos, me voy a inventar algunas:

Saracarbonerofóbico: Pervertido sexual que piensa que Sara Carbonero no vale nada y dice abiertamente que no la considera atractiva. Normalmente trae a juego una novia que hace que María Antonia Iglesias parezca Miss Dinamarca.

Quetehasfumadofilia: Parafilia muy común que consiste en llegar al orgasmo tras fantasear con ser un enano albino travestido y disfrazado de delineante, que resuelve misterios y es perseguido por una banda de monjas voladoras que tratan de hacerle la vida imposible.

Ansonfilia: Excitarse leyendo las esquelas del ABC.

Piscifilia: Llegar al orgasmo frotándose las pantorrillas con arenques ahumados. Limita la vida social por el olor que desprende el pescado, pero tiene su punto.

Jazztelfilia: Excitarse al ser despertado de la siesta por un comercial de Jazztel. Ejemplo:
-    Ajá, sí, señor, ¿sí? ¿Hablo con el titular de la línea?
-    Aquí me tiene usted, con la porra en la mano.

Si me contratas la línea, te digo qué llevo puesto.

Mexicofilia: Sentir excitación sexual al ver a unos mariachis haciendo malabares con diábolos en el peaje de Utrera. Fantasía femenina por excelencia.

8 comentarios:

  1. "Uno de los post más delirantes de los últimos veinte años" Lee Arnold (NY Times).

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. Maldito blogspot (sí, yo creé un blog llamado apuestas imposibles, de lo cual me avergüenzo pero no es ninguna perversión sexual).
    Blogofilia: Leer posts como estos que te hacen gozar :-)

    ResponderEliminar
  4. XD



    Pero falta por aquí un troll comentando, que eso sí que pone.

    ResponderEliminar
  5. Qué fuerte! Le acabas de poner nombre a un montón de cosas de mi existencia..., si lo sé no vengo :S

    ResponderEliminar
  6. Ehhhh! No te pases que hay estatuas de muy buen ver...
    Muy bueno querido en tu nivel de siempre.

    ResponderEliminar
  7. No hay nada cómo ir a Calzados Leo...mmmmm!!!jajajaja!
    Grande, maese Gorostidi! =)

    ResponderEliminar